Desde el suelo…

Estándar

Cuando mi voz me abandona y sé que caeré, cuando la voz vuelve a repetirme, en el suelo verme, llorando en un charco de sangre, marrón como la tierra que me contiene en tumba prematura y sin vergüenza de todos, de nadie… y, es público, es veneno de sociedad enferma y humanos con miedo, o viceversa y qué más da ya, que las torres cayeron y sin escusa miles de pájaros ya no alzan el vuelo, por culpa de miles con nombres y sin “peros”, pero con historias de dolor como las tuvieron sus abuelos… nuestros ancestros.

Y en el suelo uno se derrite, hielo en un horno de pensamientos sin límites, en un mundo de las ideas sin caverna, sin fuego, sin palabras puras, sin almas que ya no saben dónde apuntan y vomitan a discreción parábolas o paradojas sin intenciones, solo escondites. Y no hay heridos, cuando las amputaciones se hacen a miles, pero no hay ojos capaces de oír los gritos de oídos débiles, de palabras en silencio que cayeron bajo el fondo de un frio mar de odio.

No hay sentido, caminando se hace camino, pero en el suelo la sangre cae colina abajo, levantarme debo, y escuchar palabras repetidas, conocidas, ya escuchadas en mil caídas, ya no me afectan, sé que sufro pero así es, no hay más que ver… siempre es amar, reír, llorar, sentir, hablar, morir en cada instante, cada hormona liberada en torrente sanguíneo, cada musculo: tensión liberada y un ommm que todo calma, y levantarme de nuevo, reinventarme en las sombras, rozar el sol con los dedos, morir en cada palabra y despertarme de nuevo, en el suelo todo se ve tan grande y nada tan cerca como el infierno, pero las piernas aun responden, y mis brazos rápido aprendieron, que levantarse y caerse con de camino compañeros…

Delirios sobre el pensamiento…

Estándar

No sé a si te pasa, pero a mí me pasa, que pienso, y me encanta pensar, en el universo y su infinidad, en los astros dando vueltas en las galaxias y más halla… me fascina imaginarme el espacio exterior, las posibilidades como universos paralelos o universos como una espuma infinita llena de infinitas versiones de planetas y galaxias, con miles de posibilidades de vida o no vida, de mentes, de seres inimaginables; allá todo esto es maravilloso, es infinitamente grande en mi finita mente pero al pensar en esto siento, que mi conciencia se va expandiendo que lo inimaginable está siendo imaginado que lo imposible es posible en mi pequeña mente de ser humano…DSCN8079

Pero todo esto es muy grande y bajo de mi nube, bajo a una realidad que sucede en este momento en esta infinidad, veo gente viviendo, me veo a mi pensando con un cuerpo de humano, veo a los que me rodean y los que lejanos en mi habitan, a los que aún no conozco y veo mi futuro y mi pasado inciertos en el mar del tiempo, veo gente pero también sentimientos, veo problemas (¡veo cientos!), veo tristeza, felicidad, amor;

Seres que viven en un planeta de agua y tierra alimentado por una estrella en mitad o un extremo de un universo cualquiera… pero tan grande es ese universo en el que esta la tierra como el universo de cada ser en este gigante de roca, como grande son los sufrimientos y las alegrías de cada persona, y los dolores de enteras naciones, las guerras por materia y la paz por religiones.

Todo es tan importante e insignificante, pero todo es parte de la realidad, tanto lo pequeño como lo grande, si hubiera universos en nuestros átomos y en ellos mentes pensantes, sus problemas serían tan importante como las colisiones entre planetas o si hubo agua o no en marte.

Pues el tiempo es ahora, pero él ahora es todo el tiempo; si viviera en las estrellas no viviría el momento, subo, navego un minuto más por galaxias sin descubrir y vuelvo a mi mundo, al mundo del que intentaba huir, el mundo al que quiero transmitir la maravilla de estar vivo y el peso de poder pensar en que consiste el existir…

Delirios sobre el miedo…

Estándar

Como puedo vivir en el mundo en el que vivo… sin que mis pasos sean dados en dirección a cambiar este mundo… y en qué dirección caminar, que sentido debo de tomar si cada paso que doy es cambio. Para ambicioso como yo soy, busco como cambiar el mundo de la forma más grande posible… pero como hacer esto posible… como saber que lo que es pequeño hoy no será enorme mañana y lo que hoy parece pequeño por el camino descubra no ser más que una ilusión en el horizonte.
Sera miedo al fallar, al finalmente morir sin haber cambiado ni llegado al destino deseado… acabar mis días pensando que no hice lo suficiente, será miedo a lo desconocido… a lo que pueda ocurrir… a no ser dueño de mis ideas, a caer por el camino, a no empezar a caminar, miedo a tener miedo y así miedo tener sin más…
Es el miedo el que me da miedo y su efecto paralizante,
me paraliza con solo pensar en él y en sus efectos sobre mi piel,
es el miedo a caer lo que me hace levantarme,
el miedo a no andar, correr cual loco delirante.

Es el miedo al sinsentido en mi vida, en mi destino,
a no ser comprendido, a que lo hagan y perder sentido.
Es el miedo a la grandeza y el miedo a ella buscar,
es fama lo que a mí me llama o mi destino es la infinidad…

Es el olvido, es la maldad…
es lo más oscuro en mi lo que miedo me da,
es lo que soy, lo que pueda ser, es vivir, es morir, es más:
es lo que es y no sé qué… no sé qué es (,) la verdad.

Buenos aires en Baires…

Estándar

Recién empecé y ya no hay pausa. Todo lo que sigue ya está escrito, no hay novedad ni nuevas cartas que puedan describir algo que no haya escrito. Ya no hay tiempo, para lo malo, poco queda para lo bueno, las cosas cambian pero yo me mantengo, todo rio fluye pero estancado me encuentro.

Caminando o tomando el subte, trabajando o tomando apuntes, estudiando durmiendo si hay tiempo, el tiempo se encuentra en uso en todo momento.

Buenos amigos empiezo a hacer, la casualidad une a los desdichados o el destino deshace uniones poco apropiadas, crea unas nuevas que arreglan las poco afortunadas. Cada dos ojos hay un nuevo alma, con ideas de mundo cada una diferente, todos ellos viven sus vidas, vivimos o somos vividos qué más da decimos, mientras haya vida…

Sentir que la misión acaba de empezar, que ya no hay vuelta atrás nunca la hubo ni la habrá, el caminante se lanza al camino, aunque hace poco se sintió perdido. Se sabe cuándo uno está bajo la luz del foco que lo ilumina, y es porque uno se siente bien pero no ve a su alrededor todo es borroso, todo brilla. Pero se siente el foco de atención, se siente observado, el que bajo el foco se encuentra sabe que no hay vida privada, pero ahora me siento aparte, escondido en alguna parte del camino caminando confundido, pero sabiendo que todo es parte de lo escrito y caminando este gran camino pasito a pasito.

Todo este tiempo de espera ha sido una gran prueba, no sé si he aprendido algo aun, pero sé que de lo malo se aprende más que de lo común, ha sido duro, y sigue siéndolo, pero la misión está fijada y no hay nada, nada de nada que pueda desviar a un viajero de su próxima parada.

La familia está lejos, los amigos todos son nuevos, pero de la ayuda de muchos ando acompañado, de todos lo que en mi su confianza depositan y depositaron, todos son parte de la historia que yo escribo de cada paso dado.

Y con esto por hoy me despido, que esto es solo un saludo para demostraros que sigo vivo.

Espejos…

Estándar

Siempre me ha fascinado mirarme al espejo y pensar.

Puedo pasarme horas y horas sin hablar, en silencio observando mi rostro y preguntándome.

Preguntándome, ¿soy yo ese? Ese rostro representa una mente pensante que es capaz de mirarse a los ojos y reconocer en él  un rostro extrañamente familiar.

¿Qué soy yo? Si hay tantos como yo, caminan, duermen, aman, lloran, se pelean viven igual que yo. Todos iguales y tan diferentes todos con rostros que expresan emociones, todos con una historia que contar y todos callados y sordos al no escuchar.

Me miro al espejo y entro en un mar de pensamientos, algunos de ellos imposibles de expresar en un texto, otros resumibles en una palabra, en un verso. Me miro y no me veo, veo un espejo que me transporta a otro mundo paralelo, donde yo soy uno más mirándome en un espejo.

Veo un espejo y  esta vacío, nada en lo que el aparece llama mi atención, veo bocas narices y ojos cada día, nada de eso es nuevo en mi particular visión.

Miro un rostro que a mí me observa, penetro en un mundo de visiones, observo a ese extraño que en mi navega, no sabe si se ve o en mis ojos su vida refleja.

Ya no veo más, ya me ahogue en el humor vítreo de mi símil, ya se acabó la energía que me movía, mis pupilas dilataba y mis parpados abría.

Del agua salió, volvió a nacer mi alma, del agua todo lo puro surge en su comienzo, la luna y el sol se reunieron a alba, mi mundo termino, hoy nació un nuevo yo.

La mirada en el espejo es extraña y me sigue
quiere preguntarme algo, abre la boca y no hay sonido
parece asustado o triste, quiero ayudarlo
pero las lágrimas no mojan su rostro, mojan mis manos

Parece un hombre triste lo que veo
Parece un hombre lo que aprecio
Parece pero es extraño
Parece algo
Parece…

La Moral Mortal…

Estándar

La moral no existe, nunca existió, no forma parte de la realidad que conocemos tal y como la conocemos. La moral vive en su propia realidad con sus propias reglas y habitantes en formas de normas. Cuanto más la observo y trato de comprender, más me doy cuenta que no tiene ningún sentido, nunca lo tuvo, pero en ese mundo paralelo donde vive afecta mi vida, nuestras vidas constantemente aunque no lo quisiéramos…

DSCN7798

Mi moral es diferente a la tuya, no es una duda es una afirmación, y ahora pregunto, no es esto horrible, qué nos diferencia de los animales: que podemos pensar; Y utilizamos esta capacidad para crear reglas morales que nos dicen de qué manera debemos vivir, y ello nos separa de los animales (aunque sigamos siendo animales), que sin tener unas reglas establecidas por sus mentes viven una vida amoral completamente en sintonía con el mundo que les rodea…

La moral, en ese mundo imaginario de gobierna, cambia constantemente, día tras día cambia la moral. Lo que un día estaba bien al día siguiente está mal, pero mal para quien, mal para mi moral… pero ¿mal, mal? Mal, para mí o para tal y cual… no hay nada más inmoral que seguir la moral de otro mortal.

Pero no es esto horrible, que podamos decidir lo que es moral y eso gobierne nuestras vidas, y que mañana llegue otra persona que vea el mundo con otros ojos y me haga descubrir, que lo que anteriormente viví era una vida de inmoralidad (o pecado si eres religioso), no me parece esto digno del mundo natural, que lo que dicta nuestro cerebro se aleje tanto de la realidad, cuanto más moral más alejado de los instintos que nos quedan de animal…

Me queda muchas dudas por responder, más que dudas que haya respondido ya, pero algo tengo claro a esta temprana edad, y es que es necesidad, que la moral muera, algo nuevo más joven y moderno ya renacerá…

“La moralidad es una mentira,
cambia se mueve, cambia nos deja a solas.
A solas frente a la existencia, sin reglas,
todo vales cuando las hay todos los días nuevas.

La moralidad ha muerto digo yo
Y nadie puede negar su muerte
La mate mientras dormía,
Ya no hay ética que a mi me juzgue.”

 

Historia de Joey…

Estándar

Llego el momento, ese día era su día y él lo sabía. Desde
que le dijeron lo que iba a hacer ese día le costaba dormir, no podía concentrarse
en nada pensando constantemente en la tarea que le había sido asignada.

Tenía su equipo listo, una escopeta, algunas mantas para las frían noches del comienzo de la
primavera y una cantimplora ya oxidada para poder beber algunas gotas de agua
cuando la lluvia se lo permitiese.

Salió de su casa, su abuelo lo estaba esperando, le dio su bendición,
y sin mirar atrás el joven se adentró en el bosque. Atrás en el poblado,
toda la tribu le estaría esperando. Alimento esperaban, el alimento que el
joven iba a traer, se había marchado a cazar un ciervo y este iba a
servir de alimento para todas las familias del poblado.

A cierta edad en la tribu los jóvenes se zambullían en el
solitario y húmedo bosque para vivir y ser protagonistas de su propio destino.
La muerte de la niñez y el nacimiento de la edad adulta… en ese proceso, la
muerte de un animal a manos del joven era importante, ya que sabían que el
animal muerto en el momento que su alma abandonaba el cuerpo se
llevaba consigo la juventud de quien lo había asesinado. Al menos, y eso es
seguro, era una experiencia que nunca el niño interior nunca olvidaría.

Camino durante horas por caminos embarrados cuando encontró un rastro, y era muy reciento.
El ciervo se encontraba cerca, y cuanto más cerca se encontraba más miedo tenía el joven cazador. Un
par de horas estuvo siguiendo el rastro y ahí lo encontró… que majestuosa
criatura el ciervo…Parado ahí en medio, siempre alerta, tan bello y tan frágil, tan fuerte y débil, el mínimo ruido lo asusta,
pero en su miedo no hay muro que lo pare ni verja que no pueda saltar con sus fuerte musculatura.

El joven apunto, lo tenía en la mirilla, no se lo podía creer,
toda su vida esperando este momento, su niñez se desvanecerá en el momento en
que apretara el gatillo, pero tenía miedo. Ese miedo, cuando más observaba el
ciervo se convertía en compasión y más aún cuando el ciervo asustado por un
ruido lo miro, alerta y vigilante, con todos sus músculos en tensión,
preparados para huir ante la más mínima señal de un depredador. Miro a los ojos
del joven, el joven e miro a los ojos al ciervo y bajo el arma y el ciervo salió
huyendo.

Entonces escucho las palabras de su abuelo que tantas veces
le dijo cuándo hablaron de lo que tenía que hacer cuando se fuera al bosque… su
abuelo le decía: “Tienes que mirar al ciervo a los ojos y dispararle”.

El joven volvió a seguir el rastro dispuesto a enfrentarse
con sus propios miedos, una hora de rastreo y se volvió a encontrar con el
mismo ciervo, el mismo que no había podido disparar. Las palabras de su abuelo
resonaban en su mente, “míralo a los ojos y dispárale”, una y otra vez, él sabía
que debía hacerlo, su tribu le esperaba para poder alimentarse, la primavera había
empezado pero seguía escaseando las hiervas y frutos para comer… tenía una
responsabilidad de doble peso sobre sus hombros… debía convertirse en un
hombre, y alimentar a su tribu.

Esta vez no lo pensó tanto, apunto al ciervo y de nuevo este
le miro asustado, pero no tuvo tiempo a huir, el joven apretó el gatillo y sintió
el movimiento de retroceso del arma sobre su hombro cuando la bala salía dirección
al corazón del ciervo. Este, cayó abatido al instante, por unos pocos segundos
el joven no se lo podía creer, esa incredulidad dio paso a lágrimas y las lágrimas
en los ojos a un llanto que no podía contener. Se acercó al ciervo y con un
cuchillo le corto el cuello para evitar sufrimientos innecesarios al animal e
iniciar el sangrado, el cuchillo se deslizo hasta el abdomen de la bestia y se insertó,
cortando la piel del vientre. Una vez abierto el joven tembloroso ylloroso introdujo sus manos y vacío el todos
los órganos, aun calientes, y los tiro al bosque para que otros animales
pudieran comerlos y devolverlos al ciclo de la vida. Tal y como le habían enseñado
sus maestros el joven siguió todos los pasos y cuando hubo terminado se puso el
pesado animal al hombro e inicio su camino al poblado.

Cuando llego al poblado, toda la tribu lo recibió con una
gran bienvenida, todo el mundo celebraba su llegada, pero el joven no podía entender,
no había nada que celebrar, sus ojos seguían llenos de lágrimas y su memoria seguía
recordando la vida en la mirada del ciervo antes de que él se la arrebatara.

Llevo el cuerpo ya muerto del animal ante el jefe de la
tribu y este al ver que el joven lloraba le pregunto: “¿Por qué lloras?”. Él le
respondió que lloraba porque había matado a un bello ciervo, lleno de vida y
amor.

El jefe indio con una sonrisa de comprensión y amor le respondió:

“Cuando sientas lo mismo con el césped con las plantas y los
árboles, con las lombrices, los insectos, con la tierra y las rocas, los ríos y
los mares, con el aire y el viento… entonces, solo entonces serás un hombre.”

Jaro Garate, inspirado en una historia que Joey me contó de un libro que él leyó.


Feliz Año 2014

Estándar

“Maravilla girando sin descanso.

En tu vientre llevas tantos sentimientos, vientos y mareas,
sin darte cuenta eres hogar de milagros y de tormentas,
de desastres y de bellezas,
de lo blanco de lo negro de lo que tú más deseas,
o de lo que tanto tiempo huimos por no merecer o merecerlo, quien supiera.

Hoy es tu día, hoy es.
Te das cuenta de lo que esto significa,
puede que para ti signifique todo, tantos días como este ya viviste,
Y puede que uno mas no marque la diferencia,
pero si la hace para el que en ti cree o no cree pero resiste.

Hace un año, yo tenía un año menos.
Para ti los años son como granos de arena en venus.
O como grados de temperatura en Marte.
El tiempo pasa diferente para tan gran masa de vida inerte,
pero los que habitamos tu vientre agradecemos lo que tenemos.
Agradecemos los sentimientos, las mareas y los vientos.

Tu madre tierra, que hoy es tú cumpleaños,
Tu padre tierra que hoy sigues caminando,
Cumples una etapa en tu camino cansado,
Como un caminante del universo caminas, camino nuevo,

Camino caminando.”
(Jaro Gárate)

Feliz año 2014
No hay mejor día que hoy, no hay mejor año para cumplir nuestros sueños que el día que vivimos, ahora es el momento, no hay mañana solo esta el ahora y es momento de realizalos.

Preguntas vitales…

Estándar

¿Cuál es el sentido de la vida? Que pregunta tan molesta y a la vez  hipnotizante, que muchas veces no me deja dormir, y no soy el único en el universo que esta cuestión el sueño le roba… Porque entiendo que hay muchas respuestas ya realizadas, pero veo, creo que veo, que todas ellas se basan en el pensamiento humano y en nuestra visión romántica de la vida, o si nos fijamos en dirección opuesta vemos que lo que descubrimos con la ciencia nos aleja cada vez más a ser lo que somos, y a ser muchas otras cosas, que nos abstraen de la realidad cuanto más nos acercan a ella… no sé si me explico…

Jardín Botánico BA

Jardín Botánico BA

Cuando alguien me comenta o escucho al presidente Mujica decir que “política” es que la mayoría viva mejor y que “vivir mejor” no es tener más sino ser Felices, entiendo que se refiere a que la finalidad de la vida es “Ser Feliz”. Pero por más que observo el mundo de los animales que no hablan y las plantas que nada nos dicen, al menos directamente, no puedo ver felicidad más allá de mis ojos pensadores y llenos de emocionales lágrimas.

Y cuando escucho a los científicos hablar de ciencia y que química y de que lo que sentimos es todo hormonal, el amor es químico y la depresión un desajuste cerebral lo veo con tanto sentido, pero tan lejos de la realidad que vivo en mi cuerpo de ser pensante y consciente de mí mismo; Quien sepa lo que es el amor puede claramente saber que hay algo más que química en ese sentimiento, algo que se nos escapa de entre las manos y por más potente sea el microscopio y más zoom tenga nuestro telescopio jamás, y nunca digas jamás, podremos comprender más allá del momento en que se siente, cuando todo tiene sentido en el universo.

Y ahora es cuando se vuelve más técnicamente bonito, no es casualidad que cuando estamos enamorados pensemos que todo tiene sentido y cuando perdemos el amor, el mundo se nos cae a los pies, pues si mezclamos la ciencia con lo romántico de la vida entendemos que, estamos en este mundo para perpetuar la especie, pero muchos sabemos ya, que ese pretexto ya no funciona para hacer lo que hacemos en la vida, hay algo más, y no digo algo más que dios o algo superior ajeno a nosotros nos haya dictado, hay algo más que nuestra capacidad pensante nos obliga a hacer, una finalidad en la vida creada por la vida humana… ¿Y qué es eso?

Bueno, a mi entender, que es poco ya lo sé pues me considero más ignorante que listo y por ello pregunto, busco e investigo, a mi entender el objetivo, la finalidad, la meta de la vida es evolucionar. Nada que no haya dicho nadie antes, diréis, y yo digo yo, exactamente, nada nuevo, pero si de un modo de planteo desde otro ángulo distinto… ya no podemos hablar tanto de evolución genética:

Me refiero a evolución psicológica, en todos sus sentidos. La moralidad necesita evolucionar, las personas necesitan evolucionar como personas nuestros modelos políticos necesitan evolucionar, nuestra economía basada en el dios dinero, tiene que evolucionar… Pues si hay algo que nos enseña la naturaleza en forma de ley natural, una de ellas, es que todo está en constante cambio; Pero, que yo sepa, la naturaleza no es consciente de estos cambios por lo que repite una y otra vez errores (y esa palabra esta taaaan mal empleada aquí, pero me voy a permitir el lujo de soltarla ya que creo que se entiende mejor así) que la llevan a una sustentabilidad casi perfecta, y si digo perfecta me refiero a que no está exenta a factores externos a ella, como puede ser un meteorito o el calentamiento global por la explosión repentina del sol (cosa que seguramente también es parte de esa sustentabilidad de la tierra, pero se escapa de mi imaginación en este momento).

Los humanos, somos conscientes de los cambios, de nuestra historia, de nuestros errores y aciertos y mucho mejor, somos capaces de distinguir entre nuestros instintos y la moralidad (aunque esta cuestión, en cierto modo me asusta mucho, y es, para mi gusto, la más difícil pregunta que me hago).

Bueno, el caso es que los humanos  podemos recordar la historia, y aprender de ella, y eso nos diferencia de todo el resto de animales, de los cuales ignoramos que sean capaces de hacerlo. Y para mi gusto, esto es la clave de nuestra existencia, evolucionar como especie, tanto globalmente como individualmente. Evolucionar es saber, entender y comprender y vivir. No es algo que este escrito en la biblia o el Corán, y la ciencia se ha olvidado de entender y vivir lo aprendido y desviado hacia el estudio de un solo un punto de nuestra realidad.

30 Años de Democracía Argentina

30 Años de Democracia Argentina

Y pienso que muchas figuras de la historia de han acercado a este pensamiento, desde luego lo han vivido en toda su profundidad, Buda nos decía que teníamos que buscar nuestra evolución como personas para llegar al nirvana, Gandhi nos acercó a la idea de que todo está unido, un cambio dentro nuestro es un cambio en el mundo al igual que otros muchos grandes de la historia, que por suerte recordamos y podemos aprender de ellos…

Tenemos que caminar los caminos gemelos… Uno de evolución interior, de curación de la mente y alma y evolución psicológica, y otro de evolución exterior, evolución de las sociedades, del mundo que conocemos como conjunto de individuos, lo que hacemos, como vivimos…

Y yo, solo estoy aprendiendo, sé que todo evoluciona y todo son cambios, por ello tengo claro mi objetivo pero este varia y abrazo las variaciones, siempre y cuando se parezca a lo que mi corazón me guié… me queda tanto por aprender que me siento un ignorante, pero me apasiona tanto buscar las respuestas que sé que voy por el camino adecuado… Y No soy religioso, no creo en grades cosas que se escapen de mi imaginación, solo soy observador de lo que veo y siento porque estoy aquí para aprender y lo que veo es que lo que vivo, es lo más importante que hay en el mundo, en mi mundo.

“Una vida sin intención, es una intención sin vida,
y así se llena el mundo de intenciones suicidas,
de caminantes de autopistas en donde te señalan la salida,
una vida sin misión, es una vida no vivida” (Jaro)

Desde la Luna…

Felicidad o equilibrio…

Estándar

Por qué tanta obsesión por encontrar eso que nos falta, esa gota de sol en el mar de la vida…
Por qué tantas ganas de ser feliz, odio a la tristeza o a lo que nos obliga a llorar o sufrir…
Y buscamos en estas cortas y silenciosas vidas, la fuente eterna de la felicidad y, casualidad, cuanto más cerca estamos de ella más grande es la caída al valle del río de la tristeza.

Y luchamos contra su corriente en vez de dejarnos llevar, en la mente la misión de la felicidad y sufrimos más y más, inmersos en la tristeza luchando por salir de ella…
Y no te dejes confundir por mis palabras, yo siempre he sido un gran luchador y nadador contra corriente cuando de injusticia se trata, pero ya no encuentro maldad en las aguas de la tristeza… Si bien es cierto que he visto a gente pelear contra el aire al ver su vida reflejada contra este río, creyendo estar ahogándose en sus aguas, y estar ahogándose en un triangular* e imaginario río psicológico creado por ellos mismos y/o por su entorno.

Por eso mismo no luchó ya, contras las emociones, las acepto tal y como vienen, me dejo llevar por su suave y cómoda corriente e intentó encontrar la procedencia de las mismas…

Por qué no entiendo la obsesión por salir corriendo del río, si cuando uno entra en pánico no piensa ni se molesta en aprender de la situación y corre el riesgo de quedarse atrapado en el río…

Yo, yo eh aprendido que el dolor no es malo, la felicidad no es buena son todo una parte de un todo y sin uno, no existe lo otro…

Las aguas de la tristeza desembocan en ríos de diferentes emociones. Pues eso es el agua, emociones, y el agua siempre tiende a ir a los sitios más profundos, y mientras explora estos lugares erosiona sus paisajes dejando en ellos su poderosa huella.

Por qué buscar la fuente de la felicidad si la fuente nos da agua y sentimientos encontrados, la fuente es el equilibrio y esta no os promete ser felices, pero es el comienzo de un bonito viaje a lo más profundo de nuestro ser, donde aprendemos quienes somos y porque estamos aquí…

*Véase “El Triángulo Dramático de Karpman”